MúsicaExperiencia

Mi experiencia musical está muy ligada a los años que he estado trabajando en orquesta. Ya no sólo por lo que este tipo de trabajo supone (cualquiera que haya trabajado en una, músico o no, sabrá a qué me refiero) sino porque así fue como todo empezó.

Al principio, básicamente era una cuestión de aprender de mis propios errores ¡que los tenía a pares! Pero lo realmente destacable, porque supuso el comienzo de una fase muy fructífera para mi a nivel profesional y personal, vino a raíz de entrar a formar parte del Grupo La Moda. Desde esos momentos se inició lo que para mi ha simbolizado como una gran etapa de formación en lo que a rodaje y perfeccionamiento de la técnica vocal se refiere.

Todo lo que me aportó la orquesta en cuanto a experiencia y aprendizaje tiene un valor incalculable… Aunque todavía es más importante lo que, con el paso de los años, ese crecimiento y madurez profesional ha ido aportándome en otros ámbitos. Desde luego, como cantante, no sería lo que soy hoy de no haber compartido experiencias, proyectos, bolos, etc., con grandes profesionales con los que he tenido la gran suerte de cruzarme en el camino y con los que continúo teniendo muy buena relación:

Manolo Cascales (batería); Joan Herrero (guitarrista flamenco); Daniel Morcos (pianista); Ángel Rodes (cantante); Ferran Pardo (pianista y compositor); Rafa Badía (guitarrista); etc. Representan las influencias que han marcado un antes y un después en mi manera de concebir la música como profesión. Han aportado a mi vida otras maneras de entender las relaciones profesionales; otras visiones de futuro; otras perspectivas; otras inquietudes, unas más ambiciosas que otras, o más soñadoras…, pero todas realistas.

No le voy a quitar mérito al esfuerzo personal que he hecho por crecer, musicalmente hablando. Pero, sin duda, todos ellos han sumado para que, hoy, pueda considerarme cantante profesional.

Mi etapa de “bolos” terminó. No cerraré nunca las puertas a nada pero, en estos momentos, es el estudio de grabación lo que me seduce y por lo que apuesto de todas, todas. Espero que este sea el inicio de otra gran etapa de mi vida.

¡Empieza a dar sus frutos!